Skip to main content
La última semana del año se presta para hacer un balance de todo lo sucedido en 2009. En unos cuantos días no sólo iniciaremos un nuevo año, comenzaremos una nueva década.

Parece que fue ayer cuando anunciábamos la llegada del siglo XXI, y ahora ya han pasado diez años del nuevo siglo.  ¡Qué gran momento para reflexionar sobre nuestro futuro!

Yo los invito a que recuerden lo positivo del 2009 y mediten sobre lo que enfrentaremos como comunidad en el 2010.  Los éxitos del 2009 fueron importantes.  En lo político tenemos una representante Hispana en el Suprema Corte de Justicia.  La histórica designación de Sonia Sotomayor es un evento que trascenderá en muchos aspectos de nuestras vidas.  Aunque todavía estamos viviendo una crisis, en el 2010 vislumbramos la estabilización económica.

Les propongo las siguientes resoluciones de Año Nuevo:

Resolución #1: Participemos en el Censo. En el 2010 se realizará un conteo que dará grandes beneficios para toda la población.  Ser parte del Censo, sin temores, debe ser una resolución firme para el año entrante.   Hace diez años no se contó a la totalidad de los Hispanos en los Estados Unidos.  Como resultado no obtuvimos todos los fondos federales que podrían haberse invertido en calles, escuelas, centros comunitarios, etc.  Ahora es el momento de mostrar  que Houston es la cuarta ciudad con más población Hispana en el país. 

El conteo de los Hispanos puede tener como resultado dos distritos más de representación en el cabildo de la ciudad.  El ayuntamiento de Houston, actualmente con 15 miembros, podría llegar a tener 17.  Por ley, en el 2010 se deberán redefinir los distritos electorales de la zona. Seamos parte del Censo el 1º de abril.

Resolución # 2: Votemos.  Votar no es sólo un derecho, es una obligación.  Comencemos por asegurar que estamos registrados para votar en la oficina del Asesor de Impuestos del Condado.  O actualicemos nuestra dirección si nos hemos cambiado de casa recientemente.  Debemos elegir a nuestros gobernantes tanto el 8 de mayo como el 2 de noviembre de 2010.

En juego están los puestos de gobernador, congresistas federales, representantes estatales y otras posiciones claves para la administración pública. No dejemos que otros decidan por nosotros.  Acudamos a las urnas a votar.

Resolución #3: Participemos en la vida cívica. Todos somos parte de la toma de decisiones en nuestra sociedad.  Leamos el periódico, visitemos las reuniones del cabildo y la corte de comisionados del Condado.  Expresemos nuestras opiniones en privado y en público. Solo así vamos a avanzar como comunidad.

Cada uno de nosotros es importante en el debate de los temas sociales. Tomemos un papel activo en lo que compete a nuestra vida pública.   

Resolución #4: Hagamos voluntariado. Donemos nuestro tiempo y nuestro talento a causas valiosas: como la protección de los niños, ancianos, enfermos, etc.  Existen muchas organizaciones benéficas que tienen necesidad de nuestra colaboración.

Los candidatos y representantes públicos también necesitan una mano amiga. Nuestro tiempo es muy apreciado por aquellos que aspiran a puestos de elección popular.  El avance en los puestos políticos es una victoria para todos.  Demos algo de nosotros mismos, y más adelante veremos una recompensa. 

Resolución # 5: Apoyemos a los líderes Hispanos calificados. Hemos alcanzado la mayoría demográfica en nuestra ciudad.  Ahora nos falta lograr la “paridad” en la representación pública.  Sólo con el apoyo de la comunidad podremos llegar a esta meta.  Contribuyamos económicamente a las campañas de nuestros candidatos.  Asistamos a los actos cívicos y apoyemos las carreras de los líderes que están preparados para competir y ganar.

La reciente elección de la alcaldesa Annise Parker en Houston ha abierto horizontes políticos para muchos candidatos que, por pertenecer a una minoría, se consideraban sin oportunidad de llegar a puestos del alto nivel.  Houston es ahora considerada una ciudad tolerante donde el electorado elige al candidato más capacitado.  Preparémonos como comunidad para un futuro en la dirección de nuestra ciudad, nuestro estado, nuestro país.

¡Feliz año nuevo 2010!