Skip to main content
Una de las razones por las que estoy enamorada de Houston es porque esta región está llena de lugares de interés histórico. Como soy una aficionada a todo lo que se refiere a la historia, mi lugar favorito en la ciudad es el Monumento y Museo de San Jacinto. Yo soy Tejana, y eso puede explicar por qué me gusta tanto ese lugar.

Al ir uno acercándose al parque donde está asentado, el Monumento de San Jacinto te hace viajar en la historia. Los distintos registros históricos que llevan a este punto de referencia que llama la atención desde lejos indican que está va uno viajando en el camino a la independencia.

A 570 pies de altura, la torre tiene vistas al campo de batalla de San Jacinto y el Canal de Navegación de Houston. Siempre me sorprende por la grandeza de este monumento y lo que representa. Allá arriba, como una joya, la estrella de Texas domina una zona que simboliza los tesoros más valiosos de nuestro estado: la costa, nuestros recursos naturales y la fuerza indeleble de su pueblo.

Dentro del museo, siempre encuentro joyas de todo tipo. Las imágenes de otros tiempos me recuerdan a la ciudad de Houston, el auge. Fotografías en blanco y negro de cien años muestran el dinamismo de una región donde las fortunas se hicieron y celebridades de todo el mundo viajan para presenciar el poder de la economía del petróleo.

Los objetos en el museo, muñecas, espadas y escudos, siempre me cuentan historias secretas de gente de otros tiempos, pero que todavía susurran en nuestros oídos: "Piensa en grande, sé mejor".

Cada año, en abril, el Monumento de San Jacinto vuelve a representar una batalla que fue el fundamento de la identidad de Texas. Es entonces cuando "El Monumento" se vuelve llena de colores.  Muchas personas se visten con trajes de época, montan sus caballos y recuerdan con orgullo la lucha que nos dio la tierra que tanto amamos.

Estoy enamorado del campo abierto alrededor del monumento, sus sólidas paredes de piedra y las olas del canal que lo rodean. El Monumento de San Jacinto es parte de mí. Es mucho más que una atracción turística, es el símbolo de Texas y de su independencia.