Skip to main content
Después de anunciarse ampliamente en todos los medios, el Censo del 2010 ha comenzado y TODOS, ciudadanos o no, tenemos que participar y ser incluidos en el conteo.
 
A partir de esta semana vamos a recibir en el correo un cuestionario con diez sencillas preguntas sobre los que viven en nuestro hogar.  Lo tiene que llenar la persona bajo cuyo nombre está la vivienda (en caso de ser propietarios) o el contrato de arrendamiento (en caso de que renten un departamento o una casa).
 
TODOS los que habitan en esa vivienda el día 1º de abril deben incluirse en el formulario.  Esto quiere decir que tanto familiares como no familiares deben listarse en el cuestionario del censo.  
 
Para que no exista ninguna barrera de idioma hay cuestionarios en español.  También habrá ayuda para los que no saben leer o tengan problemas para entender las preguntas del censo.  Por favor llamen al 1-877-EL- CENSO (1-877-352-3676) si tienen dudas o necesitan mayor información cuando estén respondiendo las preguntas del censo.
 
Si de casualidad no reciben su cuestionario, se les pierde o se lo come el perro (a veces sucede), busquen un formulario en las oficinas del correo, centros comunitarios y otros puntos de información que se han establecido.
 
Yo sé que la gente tiene muchas ocupaciones, pero debemos hacer tiempo para regresar el cuestionario por correo antes o el 1º de abril.  Solo toma diez minutos el responderlo.
 
Si por alguna razón no regresa el formulario, los va a contactar un empleado del Censo 2010 para contar a los que viven en su hogar.  Los trabajadores del censo fueron reclutados en las mismas comunidades donde vive la gente para que todos ofrezcan su información sin reservas.
 
Si algún empleado del Censo toca a su puerta, recíbanlos con confianza.  Ellos son respetuosos de sus vecinos y son gente que ha aceptado la responsabilidad de hacer  un conteo completo.
 
No me canso de repetir que la información que se obtiene por medio del Censo es confidencial.  Quienes trabajan para esta organización hacen una PROMESA de no compartir con nadie los datos.  Por ley existe una pena de multa y cárcel para quienes no respeten la CONFIDENCIALIDAD del Censo.
Los resultados del conteo se usan para obtener fondos federales que se invierten en muchos proyectos comunitarios.  Se estima que por cada persona que no se incluye en el censo, el condado pierde alrededor de $13 mil dólares en los próximos diez años. Si pensamos que los hogares Hispanos tienen un promedio de cuatro personas, por cada hogar que no responde se pierden $52 mil dólares. ¿Le cerrarías la puerta a un cheque de $52 mil dólares?
 
Pensemos en los beneficios que recibirán sus hijos a través de las escuelas, calles, hospitales, parques y tantos otros programas para la comunidad.  
 
Recordemos que el censo no es una encuesta cualquiera, es un conteo completo del país por mandato constitucional.  Respondamos sin temores las preguntas del formulario y enviémoslo por correo antes del 1º de abril.
 
Hablemos con nuestros vecinos y familiares sobre el tema y ayudemos si tienen alguna pregunta sobre el formulario.  La población de origen Latino tiene un papel muy importante en el futuro de este país.  Apoyemos un conteo completo y detallado de nuestra comunidad.
 
Unidos gobierno, medios y organizaciones no lucrativas estamos promoviendo el mensaje “Ya es hora: hágase contar.” Todos contamos en este país, pero tenemos que expresar nuestro apoyo ofreciendo nuestra información sin importar nuestra situación migratoria.
 
El censo esta aquí y requiere que actuemos rápida y detalladamente: Ya es hora, hágase contar!